Only Essence Remains

Imprimir
PDF

Carlos Dávila Rinaldi

exhb2 bar

Por: William Stover / Curador

cDavila posterLa exhibición Carlos Dávila Rinaldi: Only Essence Remains es un reconocimiento a la carrera de uno de los artistas puertorriqueños más respetados y prolíficos, justo cuando ésta circula por su punto medio. Incluidos en la exhibición se encuentran alrededor de 100 pinturas, dibujos, ensamblajes y esculturas concebidas en el período que se comprende los años 1980 hasta 2012. La exhibición es un repaso cauteloso y fino del complejo, amplio y altamente inexplorado trabajo de Dávila Rinaldi. Only Essence Remains ha sido creada como un viaje a través de las varias ideologías y filosofías que comprenden los pilares de la creación artística. Como elemento central en el pensamiento del artista se encuentra la relación entre figuración y abstracción; la contienda histórica entre ambas y la capacidad de cada una para expandir las posibilidades de la otra. La desavenencia estilística en su obra ha funcionado como vehículo de comunicación, y también como una estrategia de parte del artista para impedir a la audiencia ser absolutos en la percepción que tienen de su trabajo.   

Dávila Rinaldi nació en el seno de una familia militar y pasó la primera parte de su juventud entre Japón, los Estados Unidos y el sur del Pacífico. El arte estuvo presente en su vida desde el primer momento (ambos padres poseen sensibilidad para el dibujo); la exposición a múltiples culturas y sus particulares puntos de vista estéticos resultaron en una gran influencia en el trabajo del artista, influencia que se mantiene aun hoy. A su regreso a Puerto Rico siendo un adolescente, Dávila Rinaldi participó de la Liga de Arte de Estudiantes de San Juan antes de partir nuevamente, esta vez a la Universidad de DePauw en Indiana. En DePauw, "el método indiscutido era la figuración realística y académica", y así el artista trabajó con esa base hasta el 1979, cuando un semestre en Nueva York  como aprendiz del pintor y escultor Robert Stackhouse abrió sus ojos a la posibilidad de la abstracción. Desde ese momento, la exploración y experimentación con materiales, así como con ideas, ha sido la vanguardia de la obra de Dávila Rinaldi. Bien versado en la historia del arte, la visión única de Dávila Rinaldi sintetiza influencias de diferentes arenas para expresar sus visiones personales. Pop, minimalismo e incluso surrealismo han formado parte de su trabajo, pero es lo abstracto, en todas sus formas, lo que ha tenido mayor protagonismo en el artista.    

Siguiendo la tradición de artistas como Phillip Guston y Gerard Richter, el dominio de Dávila Rinaldi tanto de la abstracción como de la figuración socava el concepto trillado de que un artista debe mantener un estilo único, particular y cohesivo. El pensamiento de que "para ser un pintor abstracto, debes conocer la realidad" es un principio central en el pensamiento de Dávila Rinaldi. La continua "batalla personal entre abstracción y figuración" ha resultado en una muestra de trabajo que combina ambos estilos en algunas piezas, mientras que en otras los separa completamente, dividiendo así frecuentemente su trabajo en patrones visuales independientes. No obstante, la obra es unida conceptualmente por la habilidad del artista para revelar la esencia de lo que se está representando. Incluso piezas que contienen imágenes claras quedan reducidas a su esencia. Dávila Rinaldi llega al espíritu y la sustancia de su tema, sea este un planteamiento político, una revelación personal o una búsqueda espiritual, algunas veces con una interpretación delineada, o una imagen reducida a un icono, o un símbolo limitado completamente a un gesto. En las manos magistrales de Dávila Rinaldi unas cuantas pinceladas pueden representar un objeto o un concepto, tanto como una representación excepcionalmente definida puede representar una creencia inmaterial. En su obra reciente se ha encontrado una disolución total de la realidad al monocronismo.

La exhibición será instalada en un orden no lineal y no cronológico. Obras de distintas décadas serán alternadas en su orden en la exposición, permitiendo al visitante experimentar casi 30 años de desarrollo y evolución, cambio y continuidad, y demostrar que la obra de Dávila Rinaldi es arte que trata de arte; arte en el que yace solitaria la misma esencia de la existencia.

En exhibición 27 abril - 26 junio 2012